Lagos de Colón: Cumpleaños feliz o Escapada Mochilera

No esperes los buenos momentos para ser feliz, sé feliz y los buenos momentos vendrán.

No esperes los buenos momentos para ser feliz, feliz y los buenos momentos vendrán.

Se avecinaba mi cumpleaños y para esta fecha el plan original era estar pedaleando el estado de Oaxaca. Pero resulta que ni las bicis estaban listas, ni se podía recorrer la costa debido a los ciclones tropicales en el Pacífico. Como habíamos regresado a San Cristóbal de Las Casas por obligaciones pendientes, decidí que no hay mejor excusa que un cumpleaños para conocer un poco más del bello estado de Chiapas. El lugar elegido como destino fue los Lagos de Colón, menos publicitados que los Lagos de Montebello, pero con mejores referencias por parte de amigxs.

Lagos de Colón

Lagos de Colón

A tan solo 15 minutos de la frontera con Guatemala en el municipio La Trinitaria y localizados en la comunidad ejidal Cristóbal Colón, se encuentran los bellos Lagos de Colón.

Amanecer en los Lagos

Amanecer en los Lagos

La reserva de la biosfera tiene una superficie de 350 hectáreas y está comprendida por 44 lagos. El lugar está adecuado con palapas y baños sanitarios. Al encontrarse sobre piedra caliza, se forman pozas de agua cristalina con tonos verde azules (cosa que nos recordó mucho a Semuc Champey)

Lagos de Colón

Lagos de Colón

Árboles como el matapalos, el ceiba (sagrado en la cosmovisión maya por auspiciar de conector entre los tres mundos) chicozapotes, y palmeras, terminan de coronar el paisaje.

Vida acuática

Vida acuática

No podía dejar de imaginarme cómo hubiera sido llegar hasta tal lugar encima de nuestras bicis de bambú, fuera como fuera, allí estábamos. Llegamos por la tarde y un día de antes de mi cumpleaños, para cuando el reloj marcaba las 10 de la noche ya estábamos exhaustxs, por lo que apenas ubicamos nuestros cuerpos de manera horizontal nos dormimos. A la mañana siguiente el sonido de los pájaros me despertó a las 6 de la mañana. Abrí el regalo de mi buena amiga Maru y desperté a Camilo. Desayunamos frente a un lago, y nos fuimos a conocer un poco más. Descubrimos que pese a ser un lugar muy hermoso, no resulta ser muy turístico (aunque sí está preparado para ello) Cada tanto, nos cruzábamos con algún local, pero no pasábamos de un “buen día” y “que le vaya bien”, cuando nos percatábamos de que no comprendían nuestro español y mucho menos mi tzotzil.

Desayuno con la mejor vista

Desayuno con la mejor vista

Dentro de la Reserva sabía que había una zona arqueológica (de entrada gratuita) que llevaba tan solo dos años abierta al público, conocida como El Lagartero. Así que luego de almorzar unos tacos de aguacate con limón y comer unos mangos (había por doquier tirados en el suelo, ya que el lugar estaba repleto de plantas de mango) nos dispusimos a caminar hasta la zona. Para una ñoña (nerd) de la historia del arte como yo, creo que no hay mejor regalo de cumpleaños que pasarlo conociendo un templo ceremonial maya. Por lo que al llegar allí, no hice otra cosa que saltar de alegría y más al ver que éramos las únicas personas en el lugar.

Llegando a la Zona Arqueológica El Lagartero

Llegando a la Zona Arqueológica El Lagartero

Pirámide del Guajil

Pirámide del Guajil

Arriba de Pirámide del Guajil, la pirámide que se ve en foto parece dar el efecto de "derretimiento" producto de los saqueos que recibió antes de la llegada del INAH

Arriba de la Pirámide del Guajil, la pirámide que se ve en foto parece dar el efecto de “derretimiento” producto de los saqueos que recibió antes de la llegada del INAH

Arcoiris circular!

Arcoiris circular!

El resto del día trascurrió caminando, avistando aves y nadando. Lo más cercano a una torta/ pastel de cumpleaños fueron dos rodhesias (dulce argentino y apto para veganos) que Maru adjunto a su regalo. No soplé las velitas pero sí le pedí un deseo a una estrella fugaz.

Tarde de sol y buena lectura

Tarde de sol y buena lectura

Divisé 3 estrellas fugaz, aquí una de ellas...

Divisé 3 estrellas fugaz, aquí una de ellas…

Culminamos la velada cenando unos fideos a las 7 de la tarde, mientras veíamos caer la tarde.

Cocinando unos fideitos

Cocinando unos fideitos

Así emancipé el día de mi cumpleaños, donde siempre llovía y había que hacer reunión. Me liberé a mi misma de sentir que aquel día tenía que ser especial y comprendí por fin, que en realidad nadie tenía que regalarme nada, más bien era yo la que debía regalarme un bello día.

plan b viajero foto luces

Algunas recomendaciones para visitar los Lagos de Colón:

Cómo llegar: Para llegar hasta los Lagos de Colón y suponiendo que tu punto de salida es San Cristóbal de Las Casas, debes trasladarte hasta Comitán, de allí hasta Chamic (25 km antes de la frontera internacional Comalapa) y tomar el desvío de 10 km hasta los lagos.

Para realizar auto –stop esos son los puntos a tener en cuenta. Los 10 km de Chamic a la Reserva, son casi imposible de hacer a dedo, puesto que entre semana sobre todo lo único que ingresan son combis y taxis. A menos que se hagan caminando es bastante complicado conseguir alguien que los lleve. Para la vuelta haciendo auto-stop, recomendamos que el trayecto de Comitán a San Cristóbal, vayan a las afueras de Comitán y se pongan unos metros detrás del puesto de Migración (los vehículos sí o sí deben bajar la velocidad y es más fácil por ende, conseguir raite)

Precios de las combis:

De San Cristóbal a Comitán: 55 pesos mexicanos por persona (3 dólares y medio) 2 horas y medio de duración. Las combis salen desde el boulevard que se encuentra a un lado de la Occ.

De Comitán a los Lagos de Colón: 45 pesos mexicanos por persona. Duración del recorrido 1 hora y media aprox. Salidas desde la Avenida principal de Comitán entre las 10 a.m hasta las 2:30 p.m.

De Comitán a Chamic: 40 pesos mexicanos por persona. Deben tomarse la que dice a Comalapa y avisar que descenderán en el lugar ya mencionado.

De Chamic a los Lagos: Taxi 15/20 pesos mexicanos por persona (según lo que logren negociar) hasta la entrada a la Reserva.

Precio de la entrada a la Reserva: 20 pesos mexicanos por persona (se paga solo una vez y con el brazalete ingresas a los baños sin pagar)

Dónde dormir:

Camping: Si acampas debajo de las palapas el precio es de 50 pesos mexicanos por carpa/ tienda de campaña. También puedes negociar con los dueños de las cabañas y acampar como lo hicimos nosotrxs pagando tan solo 30 pesos la noche por nuestra carpa.

Cabañas: 300 pesos mexicanos por cabaña c/baño privado y ducha caliente. El valor de casi todas ronda los mismos números, pero de recomendar unas (y teniendo en cuenta que cuentan con el dinero) diríamos que son más agradables las que divisamos camino a la zona arqueológica.

Dónde comer: Recomendamos llevar su propia comida, ya que las tienditas no cuentan con muchos alimentos más allá de fideos, arroz, cebolla, jitomate y aguacate. El lugar está provisto con asadores, por lo que es muy fácil salir a recolectar ramas y cocinar su propia comida.

Lo que sí no hace falta llevar son frutas, está lleno de mangos y cocos que puedes agarrar sin pagar por ellos. De los precios que vimos en restaurantes y puestos no bajan de 80 pesos el plato de comida (y no encontramos ni una sola opción vegetariana dentro del menú, más que un plato de papas fritas/ a la francesa)

Qué hacer: Caminar, nadar y visitar la Zona arqueológica El Lagartero.

Buen Viaje!

Buen Viaje!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s