Eres un turista responsable con los animales?

Cada berrendo tiene en su cuellos anillos, y en cada caso son diferentes, dejando grabado su nombre en su piel

Visitando a los berrendos en Guerrero Negro

Muchas veces viajando nos sentimos con el deseo de conocer o ver de cerca animales locales, o de realizar actividades que incluyan la utilización de animales. Pero detrás de esto hay un trasfondo que muchas personas desconocen. Como dijo Giovanna Constantini “Irónicamente, muchas de las personas que participan en interacciones dañinas con fauna salvaje lo hacen porque les gustan los animales. Si supieran sus implicaciones ni se les ocurriría fomentarlas.”

Yo creo que las personas siempre actuamos de buena fe (o eso me gustaría creer) pero muchas veces actuamos desde la ignorancia y la falta de información. Este no es un post para criticar a las personas que hacen o han hecho uso de estas actividades con animales, sino para combatir la desinformación. Por lo que te invito a leer y a reflexionar intentando ponerte en el lugar se ese animal que no tiene voz ni voto, y a que luego elijas y decidas lo que sientas más correcto y ético.

Muchas veces viajando hay lugares o actividades que se presentan como “lo que hay que hacer”, pero tal vez detrás de un deseo ingenuo se encuentra el sufrimiento de otros seres. Y como por ahora los animales-no humanos no se han dispuesto a escribir en un blog, nos toca a nosotrxs, velar por sus derechos…

Qué hay detrás de:

Paseos en elefantes: Para la foto exótica que quedará como recuerdo en nuestro currículum viajero, una cría fue separada de su madre y sufrió un durísimo entrenamiento cuyo objetivo fue literalmente “romperle el alma”. Esta práctica suavizada bajo el nombre de  domesticación, se realiza encerrándolos durante semanas en jaulas para que aprendan a ser sumisos, y es dada a base de golpes, privación de comida y agua y aislamiento. La esperanza de vida de los elefantes en cautiverio contrasta con la de aquellos que gozan de vivir en estado salvaje y que establecen fuertes vínculos entre ellos que duran toda la vida. Debido a los entornos en los que viven en cautiverio pueden sufrir artritis y otras dolencias. Es por ello que Alejandro de Mi Viaje por El Mundo prefirió en vez de paseos, visitar una reserva.

Tal vez creemos que debido a su gran tamaño los elefantes no sufren, pero lo que hay que comprender es que ellxs NO están diseñados para soportar grandes pesos sobre sus lomos. Y las sillas de madera o hierro que suelen usarse para los paseos son considerablemente pesadas. Una carga de más de 150 kg supone una presión inmensa sobre sus columnas. Las empresas dedicadas al trekkings con elefantes hacen trabajar en exceso a sus animales, sin los adecuados descansos y sin quitarles sus pesadas cadenas. Indicadores de una mala salud son huesos protuberantes, ojos lagrimosos y falta de pigmentación rosada en sus bocas, lengua, orificios nasales en la punta de la trompa así como en sus anos y vulvas. Los chicxs de Mochilas en Viaje relatan su experiencia en Chitwan y Flor de Ruta del Mate hace su anagnórisis en su visita a Ayutthaya (las ruinas del imperio Siam)

Los elefantes que pasan horas encadenados (por no hablar de años) muestran comportamientos estereotipados como balancearse de un lado a otro, de delante a atrás y a veces moviendo sus piernas de manera angustiante. Estos movimientos reflejan un estrés, aburrimiento y falta de enriquecimiento profundo en sus vidas.

Los caballos, burros y avestruces utilizados con el mismo fin, corren con la misma suerte.

Nadar con delfines o ballenas: Puede parecer una experiencia emocionante pero, infelizmente, resulta muy difícil garantizar que el encuentro se lleve a cabo sin afectar negativamente a los animales y que no represente una experiencia traumática para ellos, que han de considerarse, ante todo, salvajes. Son obligados a interaccionar con los humanos sin ningún descanso alguno; y muchos delfines son capturados de su hábitat natural y transportados durante miles de kilómetros para sufrir posteriormente los efectos de su encierro.

Estas actividades se han multiplicado durante los últimos años sólo con fines comerciales, y no para salva guardar la especie como algunas veces suelen decir. Tengan en cuenta que una verdadera Reserva no expondría al animal a semejante estrés.

Lobos marinos salvajes (Pichilingue)

Lobo marino salvaje en Playa Pichilingüe. Nosotrxs no nos acercamos a él, él se acercó a nosotrxs

Tomarse fotos con animales: En numerosas circunstancias el contacto directo con animales exóticos, principalmente cachorros de grandes felinos o primates, puede resultar tentador. Lo que seguramente no sabes es que estos animales suelen ser arrebatados de sus madres a una edad muy temprana y el manejo constante y el contacto con los humanos les resultan extremadamente estresantes.

Actividades como éstas pueden tener efectos muy negativos para la conservación de las especies, ya que la mayoría de los animales utilizados son cazados furtivamente de su estado salvaje donde las poblaciones se están viendo reducidas. Para evitar que dañen a los turistas, se las suele suministrar fármacos tranquilizantes, arrancar garras y dientes,  se les pueden precintar las bocas o encadenar. Los animales pueden estar el día entero, e incluso durante la noche en zonas de bares y discotecas, pasando  de mano en mano y privados del descanso necesario para su crecimiento y salud. Fuera de la vista de los turistas, los animales utilizados para generar ingresos con estas actividades, suelen vivir en pésimas condiciones: encadenados, en pequeñas jaulas y frecuentemente sin atención veterinaria ni la dieta apropiada para su naturaleza.

Una vez que son adultos, demasiado grandes o incluso agresivos, se suelen reemplazan por otros y terminan abandonados, en condiciones pésimas, se puede traficar ilegalmente con ellos (o sus partes). En algunas ocasiones, los propietarios de los animales alegan que realizan una tarea proteccionista o de conservación y con el dinero que ganan ayudan a otros animales adultos que lo necesitan. Sin embargo, un centro de conservación real no criaría ni explotaría a sus animales por dinero.

En esta línea nuestro amigxs de Hilando América visitando la zona de Akumal, cayeron en un falso centro de rescate. Vieron con sus propios ojos las ampollas que, debido al acoso por parte de los turistas, tenían en toda su piel las tortugas marinas.

Si bien hay un cartel que indica a que distancia hay que mantenerse del animal, esto no se respeta y tampoco hay nadie que lo controle

Si bien hay un cartel que indica a que distancia hay que mantenerse del animal, esto no se respeta y tampoco hay nadie que lo controle

Esto lo aprendí hace poco: las estrellas de mar. Son animales que mueren estando tan sólo cinco segundos fuera de su ambiente natural. Quitarlas del agua para fotografiarse con ellas es lo mismo que matarlas

Esto lo aprendí hace poco: Las estrellas de mar son animales que mueren estando tan sólo 5 segundos fuera de su ambiente natural. Quitarlas del agua para fotografiarse con ellas es lo mismo que matarlas.

Actividades como éstas promueven la tenencia de animales exóticos y salvajes como mascotas, lo que implica graves problemas de bienestar animal, seguridad, abandono y de tráfico de especies.

Nuestros amigxs de Instinto Nómada vivieron algo de esto en su paso por Perú y vivieron en carne propia la venta de animales salvajes.

Nuestros amigxs de Instinto Nomada vivieron algo de esto en su paso por Perú y vivieron en carne propia la venta de animales salvajes en Iquitos.

ZOOLÓGICOS: De pequeña recuerdo que en una ida al zoo con la escuela me largué a llorar desconsoladamente al ver que un mono golpeaba la cabeza contra el suelo, años más tarde entendería que ese mono sufría de Zoocosis (comportamiento anormal y auto-destructivo) Volví una vez más a un zoológico y fue para manifestarme a favor del derecho animal.

Los zoológicos nos enseñan que es aceptable mantener animales en cautiverio, en espacios reducidos y con muy poca semejanza con sus hábitats naturales. Donde además, permanecerán encerrados para ser exhibidos y observados por miles de personas que fotografían sus angustiados rostros, mientras sufren por un clima que no les corresponden. Recuerdo el caso del oso polar que murió en Buenos Aires hace unos años, por un golpe de calor en el mes de diciembre (época más calurosa en la ciudad porteña)

Hay muchos lugares que ofrecen un turismo responsable con safaris fotográficos donde se respeta el espacio de los animales en los Parques Naturales.

Estas actividades son sólo algunas de las muchas que implican el sufrimiento/ cansancio/ explotación de animales, como los circos con animales, los shows callejeros con animales, la tracción a sangre, corrida de toros, etc. Es nuestra elección participar de estas actividades o no hacerlo.

Sé parte!

Sé parte!

¿Cómo puedo practicar un turismo responsable con los animales?

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”- dijo Gandhi, por lo que depende de cada uno de nosotrxs fomentar un turismo respetuoso que mejore las condiciones de vida de los animales. Infórmate!  En la web de Turismo Responsable promovida por FAADA, encontrarás toda la información que necesitas además de recomendaciones y consejos para un viaje ético. Ante la duda, simplemente no participes. Y fundamentalmente si crees que estás ante una práctica abusiva, denuncia el caso ante las autoridades, ante las entidades de protección locales o ante la propia FAADA.

Albert Einstein supo decir: “Todxs somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todxs ignoramos las mismas cosas.” Si ya no desconoces le decisión es tuya, entonces, eres un turista/ viajero responsable con los animales?

Centros de Rescates: http://turismo-responsable.com/s11-centros-de-rescate

Algunos consejos para tener en cuenta...

Algunos consejos para tener en cuenta…

Comparto la entrevista que la Comunidad Viajera le realizó a FAADA.

Anuncios

2 pensamientos en “Eres un turista responsable con los animales?

  1. Ay, leer esto me dio ganas de llorar. Justo me preguntaba qué onda con la gente sacándose fotos con cabras en el NOA, todo el mundo con la misma foto con cabra en Humahuaca, y pensé “pobre cabrita!!! todos sacándose fotos con ella!!”, me parece que no tiene sentido alguno. Pasear en elefante bue, ni hablemos. Y en el real extremo están los enfermos mentales que van de safari a cazar. Me han contado que a nuestros países traen animales salvajes ilegalmente (pero obvio que alguien sabe, si no no pasarían la aduana) para largarlos en el campo y cazarlos. INCREIBLE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s